27 diciembre 2010

Imagine - John Lennon



Imagina que no hay un infierno debajo de nosotros...
Un simple fragmento de esta maravillosa canción, que realmente no necesita palaras para excusar su puesto en este blog, pues la letra lo dice todo. És solo que todo ser humano necesita una excusa para expresar un sentimiento, un suceso, un pálpito. Y eso, hace que deba apelar que estoy totalmente de acuerdo con Jonh Lennon. Nuestro mundo está lleno de muerte y guerras. Muertes, algunas causadas por enfermedades, que no se pueden evitar, pero otras, y son las que mas daño hacen a la humanidad, son por codícia, poder, possesión...Por querer ganar, por querer llegar primero a la meta, por querer avanzar y correr más que los demás en una larga carrera contínua. Y me viene a la mente un sabio escritor, que en su obra maestra relatava que tanto ricos como pobres, todos dejamos este mundo, tal y como llegamos a él. Que la muerte no entiende de poder. Lo que por cierto, me hace pensar en cómo si esa frase es cierta, ¿cómo puede resultar la muerte el centro del poder, su causa y su consequencia?

16 diciembre 2010

Futur, passat o present?

Avui escriuré en català, ja que és la meva llengua natural, i molt bonica.Em fa molta llàstima veure com persones catalanes rebutjen la seva llengua per por al que dirán. I això es pot associar a més coses a part de la llengua catalana. No ens en donem compte, però poc a poc anem perdent riquesa, en tots els camps semántics de la paraula, per culpa de l'absurda posició social, que alguns consideren massa important. I no estic segura de si som concients de que si seguim així, tot el que fins ara anomenàvem historia, es perdrà en els intrincats camins del passat, deixant passar per davant seu un fragment del passat barrejat amb el present. I representa que això es la nostra història? És difícil d'entendre, ja ho sé, pero disculpeu, també és dificil d'explicar! Quan entro a classe d'història, o d'art, i veig que la gent no s'interessa gens ni mica pel que explica la pobre professora, em vènen unes ganes terribles d'aixecar-me de la cadira i cridar: <<Ei nois! Que us passa? Es que l'ordinador us ha absorvit el cervell i no us deixa pensar mes que amb el facebook, el tuenti, el mesenger o el twitter? O potser esteu preocupats perque els pares us han enganxat bebent o fumant i destrossant-vos la vida? Reaccioneu! No tot es basa en la realitat del dia a dia d'un teenager  cabrejat perqué els seus pares no el deixen sortir tant tart com als altres. Hi ha unes coses que freqüenteu poc, que s'anomenen llibres. I estic segura de que si us atrevissiu a obrir-ne un i probar de lleguir-lo, la vostra vida no es basaría en esperar amb ánsia el sms del noi que us agrada que us diu bon dia. I si, teniu raó si penseu que el futur és el que importa, pero veureu, us heu parat a pensar que potser, per poder determinar el vostre futur heu de coneixer el vostre passat? I també teniu raó en dir que no, no tot es basa en l'ordinador o el mòvil, pero si que una gran quantitat; doncs llavors estem d'acord, però hem de buscar un equilibri entre totes dues coses no trobeu?>>

Es clar que mai faré aquest discurs davant de tots , però si que és el que penso. Crec que la societat d'avui dia, i m'inclueixo en ella, no valorem bé les coses importants de la vida. Però, a gustos,colors.

08 noviembre 2010

Cambios



Hay que ver que rápido pasa el tiempo. Apenas hace dos días aún bageabamos en la arena de la playa, disfrutando y nutriéndonos del sol que con su brillante luz nos coloreaba la piel. Y ahora, a día de hoy, ya vamos con abrigos, bufandas, y hasta algún que otro guante. Ah, y cinco pares de calcetines. (Vale, tal vez es un poco exagerado) Pero lo que intento decir, es que en tan poco tiempo las cosas han cambiado irremediablemente. Y lo del tiempo es tan solo, una triste y pobre metáfora de lo que realmente importa. Porque, ¿De verdad es lo mas importante llevar unas botas o unas chanclas? Comparado con el proceso de nuestras vidas, entiéndase.
Estamos constantemente en un proceso de cambio, interminable hasta la fiera muerte. Y no hablo de la adolescencia, que altera las hormonas de forma admirable; no, me refiero mas bien al cambio de nuestro interior, de pensamientos, de sentimientos...De hecho, entre lo que pensamos y lo que sentimos existe una pequeña relación recíproca de sensibilidad. Y no es mas importante lo que pensamos que lo que sentimos, ni al contrario, creo que sólo hay que encontrar un equilibrio, como en la mayoría de las cosas. Por supuesto, no es que yo lo haya encontrado, ese equilibrio, digo, y me aventúo a asegurar que casi nadie lo ha conseguido. Por lo cual no tengo derecho a dar explicaciones sobre esto, sin embargo, aunque cuando lo escribo lo hago para que algún alma aburrida y compasiva lo lea, también lo escribo para mi, para hacer razonar a mi cerebro y que se de cuenta de que la perfección que busco no existe, que realmente la perfección será perfecta para mi cuando los defectos me parezcan perfectos.

31 octubre 2010

¿Que es eso que siento en la barriga? ¿Es amor?

cherryncola:

_amaandz. ♦ on We Heart It. http://weheartit.com/entry/11234162


Puede que a veces resulte difícil aceptar lo que somos, o lo que tenemos. En mi caso, no puedo quejarme en absoluto delo que tengo es mas, aún no estoy nada convencida de merecerlo. Y es que ¿quien puede tener a un ángel entre sus brazos? A un ángel. Eso es exactamente lo que tengo yo. Ergo, no puedo mentir, en lo más recóndito de mi mente sigo temiendo, porqué, al fin y al cabo ¿que tengo yo para retenerlo aquí abajo, entre los mortales?
No puedo entender aún el giro que han dado las cosas en tan poco tiempo. Sin embargo, ha pasado, el tiempo o el destino, lo ha querido así, y yo, una simple humana, no puedo hacer nada para evitarlo. Y tampoco es que quiera,vamos.Lo que quiero decir es que desde que nos conocimos mi mundo ha cambiado, por su culpa. Pero se lo agradezco, de echo, estoy aquí sentada escribiendo esto gracias a él. Me salvó la vida, me enseñó el verdadero sentido de la vida y del amor. Aunque él no lo sabe, pues no puedo contárselo. Soy demasiado estúpida para decirle esto, o puede que esto mas bien tenga que ver con que cada vez que lo miro a los ojos, y veo mi reflejo en ellos, lo único que puedo decirle es te quiero. Un estúpido te quiero. Pero parece que eso es suficiente, pues le hace feliz. Lo puedo ver en su rostro, en sus mejillas sonrojadas, en sus labios formando una fina curva hacia arriba.Y si él es feliz, yo también lo soy.
De todas formas, escribo esto porque me gusta escribir, porque bien podría resumir todas estas sensaciones y todos estos sentimientos con dos palabras, y seguiría siendo poco para describir lo que siento.
Estoy enamorada.

03 octubre 2010

Supongo que permanecer en el recuerdo és malo, pero no hay otra forma de sentirme bien, y completa. Y aunque ya no sienta nada al recordarle, aunque al ver su rostro no se me derrita el alma, no se me pare el corazón y no se me congelen las venas, me siento persona. Siento que alguna vez sentí algo, que alguna vez fui casi completamente feliz. Y hay muchas cosas que quisiera cambiar, que quisira que fueran como ahora, pero por desgracia no puedo controlar el tiempo, ni lo que éste provoca.

No puedo evitar saber que cuando me miraba con esos ojos , o me sonreía, yo me sentía feliz.
Ahora, sin embargo, cuando pienso en él, ya no siento nada, solo el eco que dejó en mi corazón, una púa que quedará para siempre dentro de mi. El recuerdo del primer amor.
Al hablar con él, ya no me siento la persona más afotunada del universo, solo siento que soy una vida humana en este mundo. Siento que soy algo más que un cuerpo, siento que tengo corazón, que puedo enamorarme.
Y mientras no pueda volver a sentirme igual, lo único que puedo hacer, por malsano que sea, es vivir de esos omentos que hicieron que la vida valiera la pena.



Es extraño e inusual que cuente lo que siento. Es verdad que muchas veces escribo lo que pienso, pero casi nunca lo que siento. Escribo sentimientos, sentimientos típicos de una persona, pero casi nunca los que me suceden a mi. Y hoy, cuando estoy sin inspiración , incluso para escribir un pedacito de mi novela, estoy aqui sentada, escribiendo lo que verdaderamente siento. Como decía Bécquer, la inspiración nos viene despues del hecho sucedido, no durante el suceso.

26 septiembre 2010

Creer.

foto de unaamery5 en 26/09/10

Hoy es uno de esos días en los que me siento estúpida por creer que el amor puede ser eterno. Pero aunque no me guste, lo creo, y seguiré creyéndolo, y eso es lo importante, creer en algo, tener fe. Aunque no sea religiosa, aunque seamos ateos o anti-eclesiásticos, seguimos teniendo fe en algo. En la vida, en el amor, en esa personita especial que nos mira con esos ojos, en un futuro ideal, en algo que esta por llegar. Porque lo queramos aceptar o no, la fe es la esencia de todo. Es la esencia de la vida, de lo que haya después de ésta, del amor, de la felicidad. El creer en algo es lo que nos mantiene vivos, avanzando día a día, levantándonos del suelo cuando tropezamos .Es lo único que hace que podamos cumplir nuestros sueños, o si más no, intentarlo.


Y pensándolo bien, a lo largo de toda la historia, nuestros antepasados, veían la fe de otra forma. Creían el la vida, en el amor, en un futuro mejor. Y así, creyendo en lo que tenían, alcanzaron proezas, alcanzaron honor y fortuna, y también, alcanzaron el amor eterno. Porque sólo creyendo puedes hacer que se haga realidad lo que deseas.

16 septiembre 2010

Love sincerity



 
Un sueño, una fantasia, una esperanza... Algo mágico qe sucederá. Esa sensación de mariposas en el estomago revoloteando, ese sentimiento de incapacidad. Esa decisión tomada. Darlo todo por alguien. Darle el alma, el corazón, el cuerpo y la mente y no esperar recibir nada a cambio. Esa calidez dentro de tu alma, algo acaba de encajar. El hueco está cuebierto, la herida restañada. Esa paz y ternura interior. Ese fuego ardiente que recore todo el cuerpo de pies a cabeza. Esa marca de electricidad al contacto de su piel que revoluciona tus hormonas. Esa palabra que no sale de tu cabeza; amor.



A veces no sirve actuar, a veces no sirve mentir para agradar. A veces no sirve intentar ser lo que no eres. Hay veces en las que la falsedad solo te hace caer en un pozo, un pozo lleno de mentiras.
Hay veces que el querer agradar a los demás hace que te olvides de agradarte a ti. Olvidarte de quien eres, de que haces y de lo que quieres. Y cuando eso pasa, cuando estás perdido en medio de una multitud de gente que te empuja a sacar lo peor de ti para poder ganar ellos, para poder ser mejor que tú en todo, entonces ves que estas con el agua hasta el cuello. Te estás ahogando poco a poco en ese profundo pozo de blasfemias.

29 agosto 2010

La película: Corazón de Tinta.

¡Hola Bloggers!


Si, soy yo, la desaparecida Mery, la autora de este blog de pacotilla.
Bueno, estoy aqui ( solo para los que se lo pregunten) porque hoy he visto una película que me ha gustado mucho, y quería compartirla con vosotros. Además, este blog empezó siendo un espacio para recomendar libros y películas, y en mi opinión es bueno no olvidar nunca las raíces.
La película se titula: Corazón de Tinta. Basada en el Best-seller de Cornelia Funke.
Recomendada para todos los públicos.
Aventura fantastica.




Mo es un encuadernador de libros . Casado y con una preciosa hija llamada Maggie. Pero tiene un secreto: Cuando lee un libro en voz alta, todo lo que lee se hace realidad. Y eso le traerá muchos problemas. Maggie, su tia abuela y otros seres mágicos tendrán que enfrentarse a un cruel villano.


Valoración: buf...es dificil, creo que un 8'5.
Esta tarde voy a ir a por el libro, y a por algunos más a la biblioteca. Me voy de cacería. 




¡Deseadme suerte!

27 agosto 2010

Cuentos de princesas



Érase una vez, hace muchos años, en un reino muy lejano, vivía una princesa, con su padre. Su madre había muerto cuando ella tenía diez años. La princesa Rebecca recordaba a su madre muy a menudo. Era una mujer hermosa, con una dulce voz y unos ojos azules como el cielo. Recordaba como le contaba cuentos, cuentos de dragones y caballeros brillantes y valientes. Rebecca la escuchaba, embobada con las historias de los audaces caballeros, como blandían su espada y luchaban contra el dragón. Se imaginaba en esos cuentos, siempre preguntaba a su madre:


¿Mamá, los cuentos se hacen realidad?

Su madre la miraba a los ojos, azules también, y con una sonrisa tierna le respondía:

Si tú crees que se pueden hacer realidad, así será.

Pero lo que su madre no sabía, era que la pequeña princesa Rebecca no soñaba con convertirse algún día en una bella damisela en apuros que fuese salvada por un bravo caballero. No, ella quería ser ese caballero. Siempre había querido luchar para defenderse, para no depender de los demás.

Seis años después, con su padre viudo y sin heredero para el trono, Rebecca osó pedirle a su padre que le diera permiso para entrar en la guardia real.

Su padre la miró, primero asustado, y segundos después, empezó a reír. Rebecca no lo entendía.

Cuando su padre al fin acabó de reírse, hablo.

-Hija, tu eres una princesa, no puedes estar en la guardia, debes casarte con un noble caballero, y ése, será el próximo rey de mi reino.

La princesa asintió, sin osar responder a su padre. Su madre le había mentido, los cuentos no podían hacerse realidad.



Meses mas tarde, el rey decidió organizar una justa. El ganador, se convertiría en el nuevo príncipe y sucesor del rey. Y por lo tanto, en el esposo de la princesa Rebecca.

La princesa se sentía triste, comía muy poco y se pasaba las horas en la biblioteca, leyendo libros y más libros. El rey no supo que pensar, y mandó a Gabrielle, su hermana menor, ir a hablar con Rebecca.

Gabrielle fue, y quitándole de las manos un libro a Rebecca, le preguntó que le sucedía.

-Tía Gabrielle, no quiero casarme con un caballero desconocido. ¿Y si no le quiero? ¿Y si no es de mi agrado? No puedo darle mi amor a alguien que no lo merece. ¿Por qué no puedo elegir a quien entregarle mi corazón? No puedo elegir tampoco mi futuro, que quiero ser, que quiero hacer, con quien quiero estar…Todo son órdenes. Mi vida está compuesta por decisiones que han sido tomadas por mí, si tener en cuenta mi parecer.

Gabrielle la miró, sin decir nada, vio como del rostro de Rebecca empezaban a aparecer pequeñas gotitas que humedecían sus mejillas.

-Te entiendo querida, no sabes cuánto. Me gustaría ayudarte, pero lamentablemente no sé como hacerlo. Dime lo que quieres que haga.

A Rebecca se le iluminaron los ojos.

- Si pudieras ayudarme a participar en la justa, a demostrarle a mi padre que soy lo bastante valiente como para gobernar su reino…

-Pero cielo, tú eres una princesa, una mujer, no puedes participar en la justa.

-Tienes razón, siendo una princesa no puedo, pero, ¿y si me convirtiera en un caballero?

Gabrielle la miró sorprendida, y un tanto asustada.

-Escucha tía- le dijo Rebecca- si mi padre no sabe que soy yo, podré participar, y con la armadura no se me reconocerá.

-Pero tú no sabes luchar.- replicó Gabrielle, preocupada.

-Bueno, solo necesito un poco de práctica, sé que puedo hacerlo, lo llevo en la sangre, quedan tres días para la justa, puedo entrenar, sé toda la teoría- señaló el montón de libros que tenía a su alrededor. -Por favor, ten fe en mi.

La princesa sabía que estaba convenciendo a su tía.

-Pero es muy peligroso…- musitó Gabrielle.- ¿Y si mueres?

-Moriré haciendo lo que quiero.- aclaró la princesa.

15 agosto 2010

Un poco de todo.

Cuando la vida te regala algo especial, único, que te ayuda a llegar hasta la cima de tus sueños, ¿no debería de sentirme la persona más feliz y afortunada del universo? Eso sería lo más lógico, pero claro, había olvidado que la mayoría de cosas excepto las matemáticas y la física, no tienen demasiada lógica .Por lo cual, mis sentimientos no son nada lógicos.




Cuando sientes que te falta algo, aquí dentro, en tu pecho, un pequeño abismo se asoma y acaba por convertirse en un volcán en erupción, que saca lo peor y lo mejor de ti.






La vida es un misterioso camino. Lleno de peligros, criaturas nocturnas y diurnas que te cierran el paso. Piedras puestas exactamente en el lugar portuno para que tropiezes, arboles con los que chocarse, y tierra mojada en la que caerse. Pero pese a todo esto, tambien hay florecillas que alegran la vista. Tú, eres una de ellas.






¿Con qué derecho vienes a decirme esto? ¿Solo porque te amo irremediablemente crees que puedes controlarme, ser el dueño de mi vida? Si, claro que no voy a negar que esté enamorada hasta las trancas de ti, y de tu dulce voz. Pero eso no te da ningún derecho sobre mi persona, sobre controlar mi cerebro o servirte de mi físico. Y si me amaras como yo te amo, sin pedir nada a cambio, sabrías que lo que intentas hacer está mal. Sabrías que el amor no es un juego de una persona. No es poseer a alguien. Tampoco ser poseído. No es tener un esclavo, ni serlo. El amor es compartido, sincero y verdadero. Es algo que no se puede comprar, ni tampoco fingir. Es tener algo por lo que luchar, alguien por quien vivir y desvivir. Es ante todo, un sentimiento puro y hermoso, que muchos creen que tienen, pero nadie lo tiene de verdad. ¿Por qué? Porque no es algo que se pueda tener guardado en una jaula, sin esperar que escape. Es algo que literalmente no se puede poseer. Solo puedes sentir que ahí está, en la parte más noble y valiosa de un ser humano. En tu alma.






En realidad, nunca pensé que mi corazón pudiera sentirse así. Resultaba impossible, una posibilidad entre un millon, pero si, al final, mi corazón se sentía asi. no entendía como algo así podía afectarme, sobretodo después de todo lo sucedido, pero sin embargo, sentía queen ese instante, era lo más importante del mundo. ¿Pero, en el grandioso orden de las cosas, que importancia tenía una sola noche, un solo instante?

23 julio 2010

Amor de verano




Paseaba por entre los árboles con las hojas caídas. El viento soplaba fuerte, y me arremolinaba el cabello frente a la cara. Era un paisaje de película, un túnel de árboles que apenas dejaban ver el cielo. Iba sola, el parque estaba desierto, solo se oían algunos pajarillos, que aún no habían marchado del país. El invierno aguardaba, impaciente, con su blancura y frescor acechando al otoño para que le dejara paso. También se oía el crujir de mis botas, sobre el suelo repleto de hojas marrones, amarillas, naranjas y rojas. Los colores del otoño. Sin embargo, mi cabeza estaba aún en el verano, en el recuerdo de aquel maravilloso verano que había pasado junto a papá, y junto a él. La playa, esa playa la recordaría siempre, pues es el lugar donde nuestros labios se habían rozado por primera vez. Ese vívido recuerdo, hizo que una pequeña lágrima cayera por mi mejilla, pero no la sequé, no tenía intención de esconderla. Pues llorar por algo que amas no es malo, ni vergonzoso. Es una cosa preciosa, y naturalmente humana. Sabía que derramaría muchas lágrimas más, pues la separación seria dura, y larga. Un año. Un año en el que no nos veríamos, en el que cada uno se iría por su camino, pero estaba segura, de que nos volveríamos a ver. El verano próximo volvería a esa playa, y le besaría, y él me besaría. La separación no siempre es el olvido, y mucho menos, cuando lo que temes olvidar, es el amor de tu vida.

21 julio 2010

Nota aparte

Hola queridos Bloggers:
 Como podeis observar, he vuelto a cambiar la decoración del blog. Espero que os guste, y si no, acepto criticas constructivas. Bueno, hace tiempo que no subo ninguna entrada, y eso que ahora estoy de vacaciones. Bueno, eso se debe a que últimamente me dedico más a la lectura y a mis amigos que a escribir. Eso no quiere decir que muy pronto vuelva a subir algun escrito, es simplemente que ahora mismo no se de qué hablar. Bueno, podria hablar de muchas cosas, pero no seria nada entretenido. Por eso prefiero dejar que mi cabeza se despeje un poquito antes de volver a ponerme manos a la obra.
Por otro lado, no puedo irme sin recomendaros la saga de libros a la que estoy enganchada dese hace meses ( he leído los 3 libros cientos de veces) esta saga és: Cazadores de Sombras. Si alguien sabe de algun otro libro que quiera recomendar, no dude enhacerlo.
Por cierto, en unos días, exactamente el domingo, me voy ocho días de crucero. ¡Por Italia! Visitaré Roma, Montecarlo, Venecia, Napoles... Tiene la pinta de ser increíble, ya os explicaré que tal la experiencia.
Bueno, pues hasta aqui mi nota, de momento.
Un beso muy grande y gracias por todos los que me leeis :)

Mery.

30 junio 2010

Tiempo

Nunca me he parado a pensar en el tiempo. El tiempo es mágico, gracias a él, ha habido grandes logros, pero también grandes desgracias. El tiempo no es bueno ni es malo, solo un intermedio sin influencias. Es poderoso, no se puede controlar. Es oro, plata y bronce. Te puede hacer ganar una carrera de cien metros, o que no puedas acabar un examen. Él decide cuando se detiene para ti, y cuando va más deprisa. Es desmesurado. En los buenos momentos, corto, en los malos, demasiado largo. Te conoce muy bien, sabe todo lo que pasa por tu cabeza, sin ser lector de mentes. Conoce y admira lo que siente tu corazón, le agrada y lo envidia, sin embargo, nunca te lo arrebata. El tiempo te puede dar un instante para pensar, antes de cometer cualquier estupidez, o te puede arremeter contra lo inevitable, con tal fuerza, que puede llegar a dañarte. Pero puede ayudarte a restañar la herida, o eso dicen de él. Es calculador, demasiado añadiría. Nunca duda, siempre sabe lo que hay que hacer, y aunque pueda parecernos vil y cruel, siempre pone a cada uno en su lugar. Es otra de sus virtudes, la paciencia y la justicia, el orden y el desorden impoluto. Es viejo, pero eterno, sabio e inteligente y sabe lo que hacer siempre sin dejar un cabo suelto. Es tantas cosas… y está a nuestro alcance, mi persona, por ejemplo, no lo va a desaprovechar.

20 junio 2010

Dulces declaraciones



PASEO MARÍTIMO DE NEWPORT BEACH, O.C. 5 DE ENERO DE 2006


-Vamos, escapémonos de aquí.- dijo él, agarrándola del brazo y tirando de ella hacia una calle lateral, sin que los otros se dieran cuenta.

Ella se dejó llevar, pues no quería estar con Dani.
Matt la llevaba hacia el paseo marítimo, que se veía precioso, con la puesta de sol frente a ellos y las olas del mar salpicando en la arena. Era un paisaje de película, pensó ella.
-Gracias.- le dijo Jen algo mas tranquila. Estar con Matt era como estar flotando en una nube, sin tener que preocuparte por si te caes. Con él podía ser natural, y no tener que fingir.
-No es nada.- contestó él, parándose en seco, y sentándose en la arena.
Jen lo imitó y se sentó a su lado.
Pasaron unos minutos en silencio, sin mirarse ni moverse. Al final, fue Matt el que habló.
-Escucha Jen, ahora, estando aquí con tigo, siento que puedo ser yo mismo, y no el chico que todos quieren que sea.- la chica quedó asombrada. Ella sentía lo mismo. ¿Pura coincidencia? La verdad era que Jen no creía en las coincidencias.
-Si, la verdad es que a mi también me pasa lo mismo, somos buenos amigos.- musitó ella, arrepintiéndose al momento de haber pronunciado esas palabras, al ver la expresión de Matt. Parecía herido, como si no le hubiera sentado nada bien lo que le había dicho. Y en ese momento, sin saber como, se encontró con los labios pegados a los de él. Él la estaba besando. Y no era un sueño. Era el beso más dulce del mundo. Cuando sus labios se separaron, ella sintió como si le cortaran una parte de su cuerpo, una parte sin la cual no podía vivir.
-Matt, no debemos…-empezó a decir ella, pero cada palabra le sabía a mentira.
-Te quiero Jen, y estoy cansado de ocultarlo.
-Ya, eso es lo que les dices a todas.- replicó Jen, disgustada.
Eso le hirió aún más al muchacho. –Dices que todas son especiales, que estas muy pillado, y después, vienes a decirme que has cortado con ellas, que te has cansado, y no quiero hacerme ilusiones, para que después me hieras más.
El chico estaba atormentado, porque por un lado sabía que ella tenía razón, él era muy mujeriego, pero sin embargo, no sabía como explicarle lo diferente que era con ella.
-Jen, ¿te acuerdas cuando te dije que ninguna de las chicas con las que he estado eran la mujer de mi vida?- ella asintió.- Pues decía la verdad. Pero desde que te he conocido, he sentido algo aquí dentro de mí, que me decía que eras tú, que tú eras esa mujer. Y al principio me asustaba, pero no puedo negar lo innegable: te amo, y siempre lo aré. Te amaré hasta la muerte, te lo juro.- al acabar de hablar, levantó la mano y la acercó a la mejilla de ella, rozándola suavemente con los dedos. Al instante ella se sonrojó, y Matt sintió su calidez. Estaban tan cerca el uno del otro, que podía haberla besado, pero retuvo el impulso.
–¿Como se que dices la verdad?- murmuró ella, con voz queda.
-Bueno, a veces, para tener algo que amas, debes sacrificar cosas muy importantes, y yo voy a sacrificar mi amistad con Dani.
-Tengo miedo, musitó ella, mirándole a los ojos.
-No tienes porque tenerlo- le contestó el muchacho.
-Pero tengo miedo a perderte, a que me dejes, porque ya has entrado en mi corazón, y nunca vas a poder salir de él, mi amor por ti perdurará eternamente, aunque te vayas.
-No me voy a ir, a ninguna parte, si no es con tigo.
Los impulsos eléctricos de atracción circulaban a su alrededor, como las abejas en una flor.
Él volvió a besarla, primero suavemente, pero luego, el deseo se apoderó de los dos, bajo la luna, tumbados en la arena de la playa, encontraron el amor verdadero.

17 junio 2010

encajar en el olvido.

En un puzzle, no puedo colocar una pieza en un sitio incorrecto, que no encaje, porque sino destruyo el puzzle, y nada sirve de nada. Ese puzzle, es ahora mi corazón. Sucede lo mismo. Aunque lo intente con todas mis fuerzas, no puedo hacer encajar en mi interior a alguien que no es correspondido. Solo hay una pieza, una gran e insólita pieza, que cabe en el agujero. Pero, ¿y si me han robado esa pieza? Ya no puedo completar el puzzle, y queda para siempre incompleto, y siempre recordaré que falta una pieza, y ésa es la pieza más importante. ¡Que duro es el olvido! Pero más duro es no poder olvidar.


No poder pensar en otra cosa, tener la cabeza sumergida en ello y ver pasar como un cortometraje a cámara lenta, los recuerdos vividos, una y otra, y otra vez. Y hoy, aquí, yo; me pregunto: ¿Habrá remedio para eso? ¿Algún día, en el futuro, algún científico descubrirá una vacuna? No lo creo, pero si creo que la intermitente lucha entre ciencia y sentimiento, acabará. Y sabremos el ganador. ¿Apuestas?

Odio, amor...sentimientos dispares




-Claro, claro que querría odiarte, odiarte con todas mis fuerzas, e incluso a veces, cuando nos peleamos, pienso que te odio, pero vuelvo a mirarte y…-las palabras quedaron en el aire. El muchacho seguía con los ojos fijos en ella, llameantes como el fuego.


-Sé que no puedes odiarme, yo a ti tampoco, pero tampoco puedo permitirme quererte.- Replicó la muchacha, sin poder mirarle. Notó como él se acercaba, taciturnamente. Estaban lo bastante cerca el uno del otro como para que Gaby pudiera sentir su aliento, y el calor de su cuerpo.

-¿Por qué no puedes?- preguntó Adam, con voz queda.

-No lo entiendes…-empezó a decir ella.

-Lo único que entiendo- le cortó él- es que siento por ti algo que nunca antes he sentido, algo desconocido, nuevo, y si los dos sentimos lo mismo…

-Yo no siento nada por ti.- afirmó la muchacha, no muy segura de sus palabras, y sabiendo que cada una de ellas era una sucia blasfemia.

-Mientes.- volvió a musitar Adam, esta vez con tono enojado.

-¿Por qué no me crees?- Adam la miró de arriba abajo, suspiró, y se pasó la mano por sus dorados cabellos. Estaba muy cansado, después de aquel día tan agotador. Gaby era hermosa, aunque ella no lo sabía. Uno de sus rizos negros, le caía por la frente, y con mucho esfuerzo, retuvo el impulso de apartárselo, y colocarlo en su sitio. ¿Qué le estaba pasando? Normalmente tendían a atraerle las chicas, pero no de esa forma. Esto iba mucho más allá de la pura atracción.

-Porque no me estás diciendo la verdad.- dijo él, al fin.

12 junio 2010

Frenesi


Confusión, perdición, abatimiento, desesperación. Explosión. Todo se torna oscuro, sin una luz que apacigüe el dolor. La sangre de la herida interior de tu cuerpo brolla por tu boca, por tu pecho, y por tu nariz. El rojo de la sangre, del fuego, cubre interiormente tu cuerpo, ¿deseo o atracción? ¿O algo aún mayor? Un juguete desgastado y despellejado, unos brazos que lo abrazan y lo besan y un ardor que lo quema. Una pesadilla repleta de crueles seres bañados en sangre, con alas cortas y feroces miradas.


Una tortura interminable que te sube la bilis hasta la garganta. Una visión terrorífica de infatigable rencor sufrido. Un monstruo chupasangre que arranca de cuajo tu cabeza, y durante los siguientes segundos cuando la muerte te esta buscando entre los miles de cadáveres de la morgue, se nutre de tu dulce miel. El desengaño de algo perdido, de algo que ha sido abandonado, se retrae para expulsarte y cumplir su placentera venganza.
El rudo sonido de una guitarra desafinada que marca el silencio en una desnuda habitación, el grito desgarrante de una alma en pena con un cuchillo en mano.
La dura lucha de dos cuerpos infinitamente culpables de pecado. El dulce fruto del sufrimiento naciendo y reencarnándose en amargas palabras. Y sigue la confusión.


30 mayo 2010

Aventuras de una mujer pirata



Las velas del barco izadas, mecían el viento, golpeándolo como feroces leones. El mar estaba revuelto, las olas chocaban contra la popa del navío con impetuosa fuerza. En otras circunstancias, esto habría sido mala señal, señal de tempestad, pero en aquel momento, que el viento soplara e hiciera avanzar rápido el barco, era lo mejor que podía pasar.

Nunca pensé que podría alegrarme volver a tierra firme, sobretodo habiendo escogido la vida de pirata, mas ahora, nos dirigíamos a mi tierra, la tierra donde había nacido, y lo mas importante, la tierra donde había conocido a mi prometido.


Y no es que me arrepintiera de la vida de pirata; en contra de mi familia, lo había dejado todo para subirme a un barco, y poder surcar el mar en busca de aventuras y tesoros; esta vida era mi sueño hecho realidad.
Pero dos años atrás, había conocido al amor de mi vida en la isla de Viñamar, y ahora, pasados dos largos años, volvía para reencontrarme con él de nuevo.


Me molestaba recordar su rostro, porque sabía que mi mente no le hacía justicia a su bella perfección; sin embargo, tampoco podía ni quería olvidarle.


Matías, el polizón más joven del barco Santacruz, y mi mejor amigo, me había preguntado estos últimos días por mi amado, y yo le había retratado con toda la exactitud posible sus inigualables rasgos.
Matías siempre había sido muy bueno con migo. Al principio, a mi llegada al Santacruz, fue el único que no tubo ningún reparo en que una chica de familia rica, y sin ninguna experiencia marina se uniera a una banda de piratas. Poco a poco, los otros, inclusive el capitán, habían ido aceptando mi puesto, hasta el punto de ser un pirata más.


Fijé la vista al horizonte, donde los rayos de sol se recortaban con afilados cuchillos con fuego en el mágico cielo. El atardecer había llegado, y con él, el ambiente del barco se había tornado más turbio
Decidí volver al centro del barco, y echando una última ojeada al hermoso cielo, me encaminé hacia allí.


Lucas ya tenía preparada la llave de la bodega para sacar los barriles de ron.
Marcos, Pablo, Lucian y Jacob estaban apoyados contra la borda interior de la nave, con ganas de emborracharse y ponerse hasta las trancas de ron, de whisky y un poco de vino rancio que habían robado de una taberna, hacía ya unos días. El capitán y el resto de la tripulación permanecían repantigados por el suelo del barco.


Matías, apartado del jolgorio, parecía totalmente sumido en sus pensamientos, y pensé que sería mejor no perturbarle la intimidad.


Pero en ese momento, fue algo más grande que mi presencia lo que perturbó no solo a Matías, sino a todo el barco. Un disparo, un disparo provinente del camarote de Simon nos había dejado a todos atolondrados. El capitán fue el primero en reaccionar, seguido de Matías. Corrí detrás de ellos hacia el camarote en cuestión. Simon iba detrás mío, blanco como el pergamino.


El capitán abrió la puerta de la cambra, y lo que tuvimos ante nuestros ojos, nos dejó a todos sin aliento por un momento. Ocupando toda la habitación, veinte hombres con una sonrisa burlona en la cara y con los ojos ardiendo de rabia, nos apuntaban con sus espadas y pistolas.
Todos nosotros miramos al capitán, esperando su orden de abordar la lucha, pero este solo abrió la boca para hablar.
-Esteban, Esteban el Leonés.
Seguí la vista del capitán, hasta encontrarme con un hombre repugnantemente terrorífico.
Sus ropajes, como los de cualquier pirata, estaban magullados y rotos, llevaba un cinturón ancho repleto de dagas, cuchillos y una larga espada. También había un hueco para la pistola, la cual ahora estaba en sus manos. Su cara era lo que le confería ese contraste de terror. Una larga cicatriz recorría desde su garganta, hasta su pómulo derecho. Sus ojos color azabache ardían con el fuego del infierno. Éstos estaban rodeados por unas visibles ojeras y por unas gruesas y espesas cejas. Su nariz puntiaguda, su bigote y su barba también del color del carbón, le hacían parecer un viejo marinero.
Sobre la cabeza, llevaba un gran sombrero marrón. Lo extraño era que no llevase un parche en el ojo. Se dice que todo buen capitán pirata, debe llevar uno.
Esteban el Leonés asintió y su mueca socarrona se ensanchó.
-Me alegro de volver a verte.-saludó. Su voz era ronca y hablaba taciturnamente, como si cayera lentamente en un gran abismo, y su voz se fuera perdiendo con la lejanía.
Mi capitán, Gabriel, no aceptó la mano que Esteban le ofrecía, por lo contrario, desenvainó su espada.
El ambiente en el camarote, era tenso y zozobrante. Un silencio nervioso se apoderó del camarote durante los segundos siguientes. Después, vi como uno de los hombres de Esteban, susurraba algo al oído de este, y entonces, Esteban me miró.
-Veo que ya te has olvidado de Carmen, Gabriel, ahora tienes a una mucho mas jovencita, por lo que veo.- su sonrisa era apabullante.
-Nunca podré olvidar a Carmen, ni tampoco a su asesino.- le respondió Gabriel.
Esteban lanzó una seca carcajada, que hizo estremecer a Matías, que permanecía a mi lado.
Miré a Esteban con rabia, una rabia propia de un pirata.
-¿Cómo habéis llegado hasta aquí?- preguntó mi capitán.
-Por suerte, tenemos a Simon, que nos ha estado escondiendo aquí desde que zarpasteis de Peñacruz hace cuatro días.
-Miré a Simon, que temblaba de miedo.
-Me obligaron.- intentó excusarse éste, apunto de caer tendido al suelo.
-¿Que quieres?- intervino Gabriel, mirando fijamente a Esteban.- Si has venido a regocijarte una vez más de la muerte de Carmen, ten por supuesto que esta vez te mataré.
-La muerte de Carmen me apenó mucho también, mi querido amigo.- le respondió Esteban, con una tristeza fingida en el tono de voz.
-No pareció eso cuando le atravesaste la garganta con tu espada.- espetó Lucian.
Yo no había conocido a Carmen, pero me habían contado que tres años antes de mi llegada al Santacruz, Esteban el Leonés había degollado a Carmen, la mujer de Gabriel.
-He venido a recuperar algo que me pertenece.- dijo Esteban, ignorando el comentario de Lucian.
-Aquí no hay nada tuyo, rata de mar.- escupió mi capitán.
-Yo creo que sí.- apeló Esteban, señalando algo a mi lado.
Giré la cabeza, y con increíble asombro vi que lo que señalaba el Leonés no era algo, sino alguien. A Matías.
Lo miré a los ojos, pero vi la misma incertidumbre que reflejaban los míos.
-¿Matías?- preguntó Gabriel.- Él es el polizón del barco, no veo porque te pertenece.
-Su padre izo una apuesta con migo, y perdió, ahora su esposa y sus hijos me pertenecen, ya que él ya se ha marchado al infierno.


A partir de ahí todo a mi alrededor se fue tornando borroso. Matías tumbó a Esteban al suelo, y sus hombres empezaron a arremeter contra nosotros. La pelea se había desencadenado suciamente. Desenvainé ágilmente mi espada, y empecé a propinar golpes contra los enemigos. Era buena con la espada, eso había que reconocerlo.
La lucha fue difícil, un hombre con un gran tatuaje en el brazo izquierdo estuvo a punto de clavarme su espada en el costado, pero yo lo esquivé. Mientras luchaba, intentaba encontrar entre la muchedumbre, a Matías, pero había desaparecido.


Vi el cadáver de uno de los nuestros, de Valentine. Luché contra un muchacho no mucho mayor que yo, que no parecía tener mucha destreza con la espada. Lanzaba golpes para todos lados, mareado como una gallina. Lo aparté con un ágil movimiento, sin intención de herirle.
La sangre se iba extendiendo por todo el barco, y el olor a hierro, a polvo y a sal me quemaba la nariz y los ojos.
Íbamos ganando. Reconocí a Jacob con su pañuelo azul en la cabeza, luchando contra dos hombres a la vez.
Intenté abrirme paso hacia la proa del barco, y allí estaba Matías, intentando luchar contra el capitán Esteban. Matías iba perdiendo. Esteban hizo saltar la espada de Matías por los aires, y éste quedó desarmado. Le lancé mi espada a Matías, que la atrapó al aire y con un ligero pero feroz movimiento, se la clavó en el corazón a Esteban el Leonés.
Éste cayó tendido al suelo, y con una expresión de sorpresa en el rostro, murió.
Matías limpió mi espada de sangre y me la ofreció. Después fue a buscar la suya.
-Gracias.- me gritó mientras los dos volvíamos al centro del barco.
-Buen movimiento.- le respondí, con una sonrisa en los labios.
En el centro del barco la lucha también había terminado. El capitán Gabriel, asintió al vernos llegar.
Una veintena de cuerpos yacían esparcidos como muñecos desgastados por el suelo del Santacruz.
No habíamos perdido a muchos hombres, eso era bueno.


Pablo se encargó de curar a los heridos, y los otros, fuimos lanzando por la borda los cadáveres, y Matías, limpió el barco de sangre. Las luchas siempre daban mas trabajo del previsto.
Con el barco otra vez limpio, y las heridas restañadas, podíamos volver a poner rumbo hacia Viñamar. Yo podría volver a ver a mi amado, y futuro marido, y ésta, seria como muchas más, una aventura de piratas que contarle.



14 mayo 2010

Capitulo II parte I



-Parece que estamos condenadas, condenadas al infierno.- susurra Mayorett.



-Pero, ¿por qué? No creo que haya hecho algo tan malo como para que me condenen para toda la eternidad en el infierno.- interpelo, decaída.


- Ya…la vida es injusta, y parece que la muerte también- masculla May. -No me imagino que les pasará a los asesinos, o a los ladrones.


Nos quedamos las dos en silencio unos minutos, en los que recuerdo mi vida de mortal, sirviendo a Jeik. Más para atrás, recuerdo mi niñez, a mi madre peinándome y haciéndome dos largas trenzas, y a mi padre, ayudándome con los deberes de matemáticas. Una lágrima salta de mi ojo, y baja por mi mejilla, hasta desvanecerse. Un dolor muy fuerte impregna mi pecho, ya vacío, sin corazón. Pero, si no tengo corazón, ¿cómo puedo sentir dolor? ¿Cómo puedo sentir algo?


La duda se queda en el aire, sin respuesta.




 AHORA...
Los días pasan, las horas se alargan y los minutos, se hacen eternos dentro de este infierno. May, es la única compañía que tengo. Se ha convertido en una fiel amiga. Y pese a nuestra diferencia de edad, nos llevamos muy bien. Le encanta escuchar mis historias, mis travesuras de joven, mis desamores amorosos…Le encanta que le cuente cosas, y yo, agradecida de tenerla al lado pongo todo mi empeño en complacerla.


Sin embargo, el miedo no desaparece, al contrario, parece que va incrementando su fuerza con cada minuto que permanezco en esta jaula.


Por la noche, es decir, la parte del día en la que dormimos, las pesadillas vuelven a herirme como afilados cuchillos de acero, haciendo que la negror me venza.






No se cuanto tiempo llevo aquí. Puede que días, meses o años, el tiempo ha perdido el sentido para mi. Mayorett, se ha convertido, a parte de en mi mejor y única amiga, en un apoyo muy grande, me ayuda a no caer en el abismo que se asoma delante de mi. Porque, si siempre he mantenido la esperanza a pie de cañón, ahora ha salido disparada.


Me hundo en un pozo solo de pensar lo larga que puede llegar a ser la eternidad aquí dentro.


De pronto, rompiendo el silencio que nos ha azotado durante la estancia en la prisión, se escuchan unos pesados y taciturnos pasos, al lado de otros, más apresurados. No se oyen voces. Miro a May, que permanece callada, contra la pared del fondo, con la incertidumbre, la confusión y el miedo reflejándose en sus ojos, al igual que en los míos.


Las pisadas se acercan. Las terminaciones nerviosas de mi cuerpo, se tensan como las cuerdas de una guitarra. Una sombra difusa se asoma por la pared, y después, las siluetas de un hombre y una mujer, aparecen delante de nosotras.

El hombre, es el Cazador que nos encerró en esta prisión a May y a mí. La mujer que le acompaña, tiene también la piel translúcida color plateado, pero su pelo es cortito, y sus ojos color verde esmeralda. Es una mujer joven, aunque bien podría tener cien años y no aparentarlos, al igual que yo. Viste un bonito vestido blanco, y unos finos zapatitos dorados. Es preciosa, como un ángel.



Su mirada se encuentra con la mía, y después con la del cazador, que asiente, y se acerca hacia la reja de mi jaula. Yo retrocedo asustada, y de reojo, veo que May, está muy tensa, con los labios fruncidos.

13 mayo 2010

El egoísmo es tentador



¿Nunca has sentido un deseo intenso, de gritarle al mundo todo lo que sientes? ¿Todos tus secretos? Yo si. Todo lo que hay guardadito con llave en m alma, está a punto de abrirse. El cofre se está llenando, y cuando ya no quepa nada más, va a explotar. Eso es terrible. Y para mi, lo único bueno, es que tengo la capacidad de encontrar palabras para describirlo. Para poder abrir una rendija del cofre e ir sacando pedacitos del corazón.

Pero hay algo que temo mucho más. Tengo miedo, pues sé que un día, voy a abrir todo el cofre, y se lo voy a mostrar a alguien. Y espero que ese alguien, sea el indicado. Si, tengo miedo al error, al engaño.
¿Y qué pasa si abro mi corazón a alguien equivocado?



-Si tú te vas, se me parte el alma. Te juro que mi corazón se muere, mi alma se corta en pedacitos de hiel. Porque sin ti no existo. Soy como un objeto, sin vida, que solo no puede seguir. Y no quiero a otro, solo y únicamente te quiero a ti. Porque si me dejas, me duele el alma, esté donde esté, me duele. Y un enorme vacío se apodera de mi, sumiéndome en un profundo sueño, un sueño sin fin. Tú, mi príncipe azul, mi ángel infinito, eres la esencia que hace que mi corazón siga latiendo. Tú, mi eterno amado, estas en mi vida, estás en mi corazón, si te vas, te lo llevas contigo. Y yo, sin corazón, ya no sirvo.
Por eso te pido, por favor, no te vayas, no te alejes de mí, no me hundas en un pozo sin agua.


-Eres muy egoísta. Solo piensas en ti. ¿Y mi felicidad? Supongo que mi felicidad no tiene importancia para ti. Y contigo, no seré feliz, y tú tampoco lo serás. Por eso mismo me voy, para no verte sufrir, porque aunque no sea de la manera esperada, te quiero, y tú si me importas. Adiós, princesa egoísta y querida amante. Hasta nunca.

08 mayo 2010

¿Y la igualdad?

Después de un buen desayuno, unos cereales y un café-si no, no vivo- me pongo a ordenar mis libros. ¡Uf! La cantidad de libros que tengo. Podría bien ser una pequeña biblioteca, con lo necesario. Libros juveniles, infantiles, de adultos… ¿Cómo me pueden gustar tanto? Es un misterio que nunca resolveré. Eso creo vamos.

Y bueno, al acabar, me he venido al ordenador a escribir un rato. Llevo días dándole vueltas a una historia-hay, espera que pongo música-pero aún no he escrito nada. Primero quiero tenerla montada en mi mente antes de ponerme a escribir, para que no me pase como otras veces. Escribir un libro es como hacer un puzzle, al menos para mí. Primero hay que saber lo que quieres montar, luego ya puedes ir uniendo piezas y al acabar, contemplar con atención el resultado. Aunque si soy sincera, no me gusta demasiado hacer puzzles. Me pongo muy nerviosa al hacerlos.


Ayer, en el instituto nos dieron algo, algo que me ha dejado pensando.
Un papel con algunos campos de trabajo hacia los que orientarnos en el futuro.
La cosa es que no tengo las cosas demasiado claras. Sé que debo inclinarme hacia las letras, eso lo tengo clarísimo, pero a partir de ahí, ¿Qué hago? ¿Estudio periodismo, filología…? Me gustaría hacer tantas cosas… dirigir películas, hacer artículos para el periódico, tener una librería, ayudar a las personas… Solo hay algo que tengo claro: Voy a escribir. Voy a ser una escritora, publiquen mis libros o no, yo no voy a dejar de escribir. No voy a dejar de hacer la cosa que mas me gusta en el mundo. Iré a todas y cada una de las editoriales hasta que alguna quiera publicar mi libro. Y pondré todo mi empeño y mis fuerzas, porque no voy a permitir que se destruya mi sueño, no por mi culpa. Porque las letras son mi vida y doy gracias a dios por haber nacido aquí, en este país, donde he aprendido a escribir y a leer, y sigo y seguiré aprendiendo. A veces pienso que habría hecho yo si hubiera nacido en África, o en algún otro país del tercer mundo donde el derecho a la alfabetización es mínimo y exclusivo para una pequeñísima minoría de personas. ¿Qué habría hecho entonces? Trabajar en el campo, o morir. ¿Es que acaso la sociedad no se da cuenta de lo que están haciendo? En África y Asia, se han perdido personas con un talento extraordinario, que no lo han podido desarrollar, porque no han tendido la oportunidad que nos dan a nosotros de aprender todo lo que sabemos. Si nos equivocamos en un examen, lo rectificamos con el corrector tippex. Si se equivocan allí, en el campo, los matan, o simplemente, mueren de hambre, de malaria o de cualquier otra enfermedad. Aquí, si nos duele la cabeza, vamos al medico y nos receta un medicamento. Allí, no hay ni médicos, ni recetas ni medicamentos. ¿De verdad es eso justo? Podemos probar de ponernos en su piel, y ver su sufrimiento, su agonía y su padecer. Y sin embargo, lo único que sabemos hacer es decir: ‘’Ah, pobrecillos. ’’ Y apagamos el televisor. ¿Es eso una buena sociedad? ¿Una sociedad digna de tener todo lo que tiene? Lo único que hacemos es esconder la cabeza bajo el ala, o ponernos una venda en los ojos, sin querer ver la realidad tal y como es. Pero realmente, muere gente, mucha gente, niños pequeños son masacrados cruelmente en guerras o mueren de hambre, de deshidratación o del calor. ¿Alguien se ha imaginado alguna vez lo que puede ser no poder comer nada, no tener una nevera llena de cervezas y refrescos, o incluso, no tener un techo en el que vivir? No, claro que no, es mucho más fácil contemplar todo lo que tenemos, que pensar en lo que no tienen los demás.

Yo solo soy una chica de 15 años que no tiene idea de lo que es la vida de un adulto, en realidad, no tengo mucha idea de nada, pero sé algo. Algo que puede que mucha gente no sepa. Algo que me empuja a denunciar nuestro cruce de brazos delante de todas las atrocidades del tercer mundo. Sé que hay gente que padece, que es torturada y que muere. Y sé porque. Por que nosotros no hacemos nada para remediarlo.
Y sé que a nadie le gusta sentirse un asesino, o el causante de un daño o una muerte. ¿Y aún así, no vamos a luchar contra eso?



04 mayo 2010

Dia lluvioso y oscuro



Cuando la vida te regala algo especial, único, que te ayuda a llegar hasta la cima de tus sueños, ¿no debería de sentirme la persona más feliz y afortunada del universo? Eso sería lo más lógico, pero claro, había olvidado que la mayoría de cosas excepto las matemáticas y la física, no tienen demasiada lógica .Por lo cual, mis sentimientos no son nada lógicos.



Cuando sientes que te falta algo, aquí dentro, en tu pecho, un pequeño abismo se asoma y acaba por convertirse en un volcán en erupción, que saca lo peor y lo mejor de ti.





Estoy muy resfriada, y con una tos de muerte, y lo único que me apetece es leer, así que me he pasado el día en la cama leyendo a Becquer. El poeta adolescente del romanticismo. No es mi favorito, pero poco le falta. Y aquí os dejo algunas de sus rimas que mas me gustan para que las disfrutéis.






RIMA LXXIII


Cerraron sus ojos que aún tenía abiertos,
taparon su cara
con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.
La luz que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho;
y entre aquella sombra
veíase a intérvalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.
Despertaba el día,
y, a su albor primero,

con sus mil rüidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterio,
de luz y tinieblas,
yo pensé un momento:
—¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!
De la casa, en hombros,
lleváronla al templo
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.
Al dar de las Ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos,
cruzó la ancha nave,
las puertas gimieron,
y el santo recinto
quedóse desierto.
De un reloj se oía
compasado el péndulo,
y de algunos cirios
el chisporroteo.
Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba
que pensé un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!
De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas,
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.
Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo.
Allí la acostaron,
tapiáronle luego,
y con un saludo
despidióse el duelo.
La piqueta al hombro
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
el sol se había puesto:
perdido en las sombras
yo pensé un momento:
¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!
En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a veces me acuerdo.
Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo.
Del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan sus huesos...!
¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo,
el dejar tan tristes,
tan solos los muertos.





RIMA LIII


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

23 abril 2010

El diamante inesperado



¡Buenas tardes!
¿Cómo describir la felicidad que inunda mi pecho? ¿Cómo contar lo sucedido, sin que mis ojos se conviertan en un mar en tempestad?
Señores y señoras, chicos y chicas,caballeros y damas...¡He ganado el PRIMER premio! Si, no puedo ni creérmelo yo misma, asi que espero que vosotros lo intenteis. Ahora mismo, mi corazón está tan lleno de felicidad, que puedo sentir rugir los latidos, en mi pecho.
El momento ha sido...inestimable. No sabeis la aegria que he tenido, al subir al escenario, y cuando leían mi escrito, las lágrimas saltaban de mis ojos. Sigo sin poder creérlo. Es tan efimero, tan equánime tan...
Bueno, me dejo de rollos y os dejo aqui mi escrito, para que valoreis. Es en catalán.
Pseudònim :l’anima de la nit


Premi a què opta : Prosa

Títol : L’incident més estimat

Es curiós com l’error més gros de la meva vida, s’ha desencadenat en la cosa més bonica que he tingut mai.

El meu error, va ser deixar-me portar pel desig, entortolligar-me en una espiral de plaer violent, i donar fruit a una criatura. I amb només quinze anys.
Tothom diu que em destrossarà la vida, el futur, l’adolescència…Però, no es més gran el dolor si el que queda destrossat es el meu cor?
Es dur, però no puc deixar perdre una cosa que ha format part de mi, que ha estat dins meu, encara que no en el moment idoni.
Les coses no sempre passen en el moment que volem que passin.
Així que no, no penso avortar, no vull perdre el meu fill.
Els nou mesos passen davant meu com una llarga cursa d’obstacles, que acabo per guanyar. Però encara queda l’arribada a la meta, la proba mes dura.
Deixo de banda el dolor, les llàgrimes i els gemecs, i centro la meva ment en el meu fill, en poder tenir-lo entre els meus braços, en poder acariciar-lo.
I quan veig el nen, als braços del metge, el meu cor palpita desenfrenadament, i dins meu, penso: ‘’Tu m’importes, fill meu. ’’

22 abril 2010

23 de Abril desde 1995



Mañana es el dia. Es el concurso, es mi actuación, es sant Jeorge, Sant Jordi, Saint Jeorge....

Las rosas y los libros, esperan quitecitos, en ascuas, a que los enamorados los cojan. La rosa, para la bella dama, el libro, para el caballero...¡Pero yo soy una dama y quiero un libro!  Oh, sabías palabras pronuncio sin poder ser pronunciadas, pues la ley, dice que las damas deben de ser rosadas y bellas por su exterior, como una hermosa flor, y los caballeros valientes, listos y audaces, y sobrevivir a todas las batallas, derramando sangre por doquier. Y yo me pregunto, ¿pues es que todos los libros nos enseñan a blasfemar y a cometer el asesinato?
Las rosas se marchitan, como los amores perdidos, los libros se guardan, como recuerdos escondidos.


Y de ti... ¿que decir de ti? Nada más que el puro amor platónico ostenta en mi alma, guardado con llave de oro y plata. Custodiado por Cereberus, el guardián del imfierno, bañado en llamas y en odio perfumado. Nadie osaría ni siquiera entrar, sabiendo que la tentación, es el pecado más grande, y la muerte segura, para aquel que intente perturbarlo. Solo tú, mi ángel infinito, puedes abrir esa puerta, derribando al monstruo, y conseguir el estimado tesoro, mi corazón.
 Ferozes como leones rugen las olas chocando contra las rocas, y salpicando mis pies desnudos. El horizonte, se mantiene inperturbable, sutilmente coloreadas sus mejillas por un rosado atardecer. Dice adiós con las llamas serpenteando a su alrederdor. Y se deja arrastrar, hasta su fin, para reencarnarse en si mismo para el nuevo día. Pero mientras su alma se purifica, la noche guarda su puesto, acunándonos y deleitándonos los oídos, con su dulce melodía silenciosa y efimera.
Y la luna, blanca y pura como el velo de una novia llegando al altar. Las estrellas relucen y suenan, como las campanas que anuncian la felicidad, la unión de dos amantes, que juran amarse para siempre - si es que hay un siempre- en la maleza y en la pobreza, y sus labios, se unen amoldándose a la forma de media luna, el momento de la noche, el momento del amor.

13 abril 2010

Un regalo muy especial

¡Hoooola!


Realmente hoy no tenía pensado actualizar, pero despues de lo sucedido no he podido aguantarme. La noticia es: La mismisima Cassandra Clare, me ha respondido el correo que le envié! Yeeees. Y ahora llega la famosa pregunta: ¿Y quien carajo es Cassandra Clare? Pues Cassandra Clare, es la autora del libro de Cazadores de Sombras. 


Si, ella misma. Reside en Brooklyn NY y es una de mis escritoras favoritas. Pronto vendrá a Madrid a firmar libros, pero como probablemente no podré estar allí, le envié un correo. Y hoy me ha contestado. Essto es muy importante para mi, ¿Vale? Y como ya se puede averiguar por mis otras actualizaciones, me importa un carajo lo que os pueda parecer. Algunos adoran a Cristiano Ronaldo, o a Mesi, yo adoro a Cassandra Clare, entre otros/as. Asi que chitón chimpom. Es un apoyo muy grande haber podido hablar con un ídolo como lo és para mi Cassandra. Es muy importante para mi, y un regalo maravilloso. Nunca pensé que una persona a la que admiro tanto, pudiera dirigirme una sola palabra, bueno, en este caso escribirla. Espero que compartais esa ilusión con migo, porque esto nos enseña a todos una gran lección: Hay que luchar para conseguir tus metas, y nunca, jamás de los jamases, perder la esperanza.
Si quieres ser astronauta, esfuerzate, si quieres ser abogado, esfuerzate, y  si quieres ser escritor, o escritora en este caso, yo, esfuerzate también.
Aqui la respuesta de Cassandra:
Hi Mery,
Gracias por dejarme saber que haya disfrutado de los libros. Le agradezco que me le permite saber la cantidad de los libros significa para ti. Voy a acudir a Madrid para fichajes en junio y espero conocer a muchos aficionados españoles como tu.
Creo que deberías escribir en español - su lengua materna - y encontrar a alguien que lee español para leerlo! No hay nada malo con la escritura en español. Cervantes logró. :)
Sigue con su sueño!
Cassandra.
PD: Esta traduido al español, el original era en inglés.
 Por otro lado, hoy, en literatura, hemos leído el periódico. En él, había muchos artículos interesantes, pero ha havido uno, que ha captado mi atención especialmente. Ahora dejo la preguta en el aire, para daros qué pensar. La pederastia, sea infantil o adulta, ¿tiene relación con la homosexualidad de una persona? No voy a dar mi opinión, solo quiero que piensen, ¿es realmente verdad? Al respecto, lo único que puedo alegar, es que el maltrato me parece una falta de moralidad, de pudor, y de personalidad y que me parece una verguenza que alguien pueda hacer sufrir así. Por otro lado, indicar que para mi, las personas homosexuales son tan personas como todo el mundo, que la homosexualidad, no es una distinción, y mucho menos una emfermedad, creo que es una forma de ser, y una personalidad, muy digna de ser respetada, añadiría yo.

Mery.

05 abril 2010

ESPECIAL CITAS DE CAZADORES DE SOMBRAS O1

-Podías haber tenido cualquier cosa en el mundo, y me has pedido a mí. (Jace)

-Pero yo no quiero ninguna otra cosa en el mundo. (Clary)

Siempre he pensado que el amor te vuelve estupido. Te hace debil, un mal cazador de sombras. Amar es destruir. Yo creia eso.
Pensaba que ser guerrero significaba que no te importase nada (...). Y entonces te conoci (...). Y entonces vi lo mucho que amabas a tu madre y a Simon (...). El amor no te volvia debil, te volvia mas fuerte que cualquiera que hubiera conocido nunca. Y comprendi que el debil era yo.


No hay modo de fingir. Te amo, y te amaré hasta que muera, y si hay una vida después de esta, te amaré también entonces.
(Jace)
Con las manos cogidas como niños de un cuento, se durmió junto a él en la oscuridad.


- Esta podria ser la ultima noche de nuestras vidas, la ultima todavía casi normal. La ultima en la que nos iremos a dormir y despertaremos como siempre hacemos. Y todo en lo que podía pensar era que quería pasarla contigo. (Jace)

-Eres mi hermana - dijo porfin - Mi hermana, mi sangre, mi familia. Debería querer protegerte... - lanzó una carcajada muda - Protegerte de la clase de chicos que quieren hacer contigo exactamente lo que yo quiero hacer. (Jace)
Cazadores de sombras.
PD: Oh dios mio, no me digais que no son preciosas estas frases...estoy deseando tener el segundo libro en mis manos.. hasta la semana que viene no lo tendré, estoy ansiosa, en ascuas. Ya me he leido el primer libro cinco veces -sin exageración-, y ya puedo assegurar que: Cassandra Clare, eres una ídola para mi, al igual que Stephanie Meyer, Os adoro (L)
Esto es algo más personal pero quiero compartirlo con vosotros: El 23 de abril se celebra el concurso de poesia y prosa al que me he presentado, y la verdad es que estoy nerviosisima. Este concurso de celebra desde hace ya muchos años, he ganado cuatro veces, pero en la categoria de poesia, y este año he querido probar con narrativa. Es algo muy importante para mi, porque aunque no gane dinero, ni un viaje, ni un coche ni nada lujoso, si gano, ganaré una comfianza increíble con migo misma, y eso es lo más importante para mi. Además, ese dia tambien canto delante de mucha gente, con algunas chicas más, lo que para mi, es genial, me encata cantar, es un modo de relajarme y rebajar tensiones. Bien, dicho esto, solo me queda recomendaros CAZADORES DE SOMBRAS. La próxima entrada que suba, será especificamente dedicada a esta maravillosa trilogia.
Que soñeis con un sádico vampiro que os muerda, y !felices pascuas!

30 marzo 2010

Un pequeño párentesis de la autora

¡Hola! Mis querid@s lector@s , si, soy yo otra vez, Mery. Siento interrumpir vuestra lectura de mi novela, pero debo comunicaros algo muy importante. Mi queridisima Stephanie Meyer - mejor escritora del mundo mundial y autora de libros tan fantásticos como la saga Crepúsculo- ha publicado en su web, que va a sacar otro libro. ¿No es maravilloso? ¿Increíble? ¿Extraordinario? Si. Bien, el libro se titula ''La corta segunda vida de Bree Tanner''. Es un relato sobre la vida como neófita de Bree, un personaje de Eclipse, que se estrena el 3O de junio, dias antes de la venda del libro. Es una historia paralela a Crepúsculo. Las ganancias del libro serán donadas la la cruz roja americana y a Haití y Chile, donde más lo necesitan.
Personalmente estoy deseosa de leerlo, pero mientras saciaré mi sed literaria con ''cazadores de sombras'', que me espera quietecito y nuevo en la mesita de noche. Asi que dejaré el teclado, apagaré el ordenador, me lavaré los dientes, me pondré el pijama e iré a perderme en Nueva York, entre demonios, vampiros , hadas y otras criaturas.
Y tranquilos, que muy pronto- mañana- volveré aqui para traeros más sobre ''Una historia confusa en el cielo''.
Buenas noches, Good night, que soñeis con un sádico vampiro que os muerda.


Mery.